Desatascar tuberías

Las tuberías que encontramos en el fregadero de la cocina son las que más sufren los atascos, debido a que esta zona la utilizamos a diario y acumulamos una gran cantidad de residuos de diminuto tamaño, pero que pueden causar problemas. Entre ellos, hallamos los restos de comida, pelos, aceite o salsas, que crean tapones que son difíciles de desatascar para que fluya el agua, causando olores muy desagradables. Por ello, en este artículo destacamos distintas opciones para poder desatascar nuestro fregadero y evitar que puedan existir problemas mayores.

¿Qué desatascadores utilizar para desatascar un fregadero?

A continuación, os mostramos algunos consejos para evitar que existan problemas con la obstrucción de tuberías. Los desatascadores son una de las opciones más demandadas y en este caso, encontramos distintas opciones.

La primera de ellas son los desatascadores manuales, que son las herramientas que nos posibilitan deshacer los atascos y vaciar las tuberías de elementos que pueden obstaculizar el paso del agua. Por otro lado, disponemos de los de ventosa, que consiste en una goma unida a un mango, generalmente de madera, que se sitúa en el desagüe del fregadero para crear un vacío que permita sacar la suciedad de la tubería.

Esta última opción es muy eficaz en caso de atascos leves y para limpiar regularmente los restos pequeños que puedan haber caído procedentes de los platos, pero en caso de que la obstrucción sea mayor, no es una opción recomendable. Otra opción que podemos escoger son los desatascadores de manivela, que consiste en la herramienta del fontanero y que sirve para desatascar grandes atascos, ya que este desatascador está compuesto por un gancho final que se encarga de atrapar los residuos más grandes y arrastrar los elementos que vaya recogiendo.

¿Cómo nos ayudan los desatascadores químicos?

Cuando hablamos de desatascadores químicos, es importante destacar en primer lugar en qué consisten. En este caso, son productos que se vierten en la tubería con el objetivo de deshacer los atascos mediante la vía de disolver las sustancias orgánicas, que son las más comunes.

Los desatascadores químicos industriales cuentan con la ventaja de resultar altamente efectivos, pero presentan el inconveniente de que suelen ser muy corrosivos para las tuberías. Generalmente, existen pocos atascos con los que la sosa cáustica y agua caliente no pueda vencerlos, pero al ser tan agresivo este producto, podría ocasionar agujeros. Los desatascadores en gel o en crema son más suaves, pero los cierto es que son más costosos.

Por otra parte, encontramos los remedios naturales de toda la vida para desatascar los fregaderos. En este caso, se pueden usar con mayor frecuencia, puesto que no dañan las cañerías. En un artículo anterior, destacamos que la Coca-Cola no es recomendable para proceder al desatasco de los fregaderos, pero existen otros elementos caseros que sí resultan efectivos. Los más populares a lo largo de los años son el bicarbonato, por su efecto disolvente que se asemeja en gran medida a la sosa cáustica y el vinagre, que se emplea para que al combinarse poténciale los efectos.