Para muchos la presencia de malos olores en sus espacios es un sinónimo de suciedad, falta de limpieza o algún animal muerto que no ha sido descubierto; sin embargo, es posible que la causa sea un escape de gases de las tuberías de aguas servidas.

Sí, no es broma. Si bien las tuberías pueden encargarse de transportar aguas grises y negras rápidamente junto a sus residuos, la acumulación y paso de estos materiales en descomposición genera gases que al escapar de las tuberías fácilmente pueden dañar el ambiente de cualquier espacio.

Entonces, ¿qué se puede hacer? En este caso cuentas con 2 opciones: cierres de inodoros o un sistema de ventilación. ¿Cuál es la diferencia entre ellos? Que mientras el primero solo sella la posibilidad de escape de los gases, los sistemas de ventilación mejoran el flujo de agua evacuan los gases a zonas donde no incomoden a nadie.

¿Qué opción debería elegir?

Ambas opciones son igual de efectivas. Sin embargo en base al clima, presupuesto y otros factores, una alternativa puede ser más efectiva que otra. Por ejemplo, los cierres pueden cumplir la función de sellar los desagües o evitar el paso y acumulación de residuos, funciones que cumple fácilmente un cierre hidráulico.

Puedes optar también por cierres mecánicos en áreas de lluvias escasas, pues estos permiten el paso del agua a las vías de desagüe a la vez que bloquean el escape de los gases. Esto es particularmente útil en climas secos pues se evita el escape de la evaporación producto de la temperatura sobre el agua retenida.

Si en cambio ves que el exceso de gases es común, el uso de válvulas o sistemas de ventilación puede ser la alternativa ideal en tu caso, pues estas sellan los olores y los canalizan a otras áreas de forma rápida. Para aliviar la presión de retener el aire estas válvulas pueden ser abiertas periódicamente, luego de lo cual liberaran dichos gases y el olor desaparecerá pronto.

Ya que la presión en las tuberías puede variar de un sitio a otro, lo ideal el pedir ayuda profesional para verificar esto, que requisitos se exige en la localidad en que resides, y comprobar que sistema puede ser el más útil. Sin embargo ya tienes una idea de lo que puedes necesitar, ahora solo debes decidir que alternativa aplicaras para eliminar los malos olores en tu hogar.