Cuando lluvias fuertes o constantes hacen su aparición en las ciudades, generan una cantidad considerable de agua que corre independientemente y a sus anchas. Si bien este factor meteorológico es agradable y ayuda a refrescar el día en ocasiones, bajo circunstancias de lluvias continuas se debe hacer algo con estas aguas.

¿Por qué? Porque de no contarse con conducciones para gestión de estas, los problemas que pueden generar indudablemente aparecerán ocasionando más de un dolor de cabeza. Si bien la mayoría de los municipios cuentan con estos sistemas, en ocasiones estos sistemas carecen de un punto de vista objetivo y solo se limitan a conducir las aguas pluviales.

Si se tratara solo de líquidos no habría gran problema, pero estas aguas recogen grandes cantidades de residuos y los depositan en las áreas donde se acumulan. Aquellas que no se evaporan terminan por infiltrarse en el terreno y con ello poco a poco corroen estructuras y vías de tráfico.

A la larga esta rutina de acción de las aguas pluviales puede llegar a ocasionar colapsos de los sistemas de gestión aun en grandes ciudades, por lo que inundaciones y problemas en las vías de aguas residuales pueden aparecer.

¿Qué se puede hacer?

En lugar de dejar todo a la municipalidad, cada persona puede poner su grano de arena y colaborar con la gestión de aguas pluviales. Si bien estas de una forma u otra terminan en conducciones de aguas residuales, el instalar sistemas que canalicen estas aguas a otra vía puede ser de gran ayuda a nivel de comunidad.

Otra forma de colaborar es manteniendo la limpieza en calles y canales de drenado de aguas pluviales. Estas se tratan de diferente forma que las residuales debido a que su volumen puede afectar las labores de tratamiento, y el que las vías de circulación de estas aguas estén despejadas permite que no se desborden hacia otros canales.

Por último, conozca los diferentes métodos de saneamiento y drenaje de estas aguas, con este conocimiento podrá descubrir nuevas formas de gestionarlas y evitar que se conviertan en un problema. Poco a poco diferentes pasos serán puestos en práctica a nivel urbano para aplicar medidas que ayuden a controlar las aguas pluviales, y el estar preparado para ellas puede ser de gran ayuda en ese momento.