limpieza alcantarillado

En algunas viviendas y establecimientos, el uso de fosas sépticas es más común que un sistema de tuberías de aguas negras tradicional. Esta fosa es una cavidad de concreto mezclado con PVC, plástico y fibra de vidrio con la función de tratar las aguas residuales del lugar.

Lo que busca la fosa séptica es convertir estas aguas en compuestos inofensivos y evitar la contaminación medioambiental.

Esto se logra clasificando las aguas por categorías, siendo las aguas negras el agua proveniente de los inodoros con desechos fecales o contaminantes. Por otro lado, las aguas grises son aquellas que desechan en las regaderas, lavados, cocina o lavado de ropa, es decir, aquellas aguas que no contiene materia fecal.

Entre las características principales de las fosas sépticas esta su hermeticidad, ya que gracias a sus materiales no hay fugas de agua de ningún tipo. Por otro lado, funciona con dos cámaras de almacenamiento para asegurar que trabaja de forma adecuada para una vivienda con pocos residentes.

¿Por qué utilizar una fosa séptica es más ventajoso?

La razón principal es su protección al medio ambiente, ya que la fosa evita que las aguas contaminadas terminen en los mares, ríos o subsuelo; estos últimos principalmente, ya que de ellos se extraen minerales y agua de consumo humano.

Una cámara puede retener los sólidos por unos 0 a 12 años, siempre y cuando la fosa este bien sellada. Estas cámaras no deben ubicarse a una distancia menor de 5 metros de una vivienda, y deben realizar inspecciones o mantenimiento mínimo cada 3 años para prevenir cualquier fuga.

La fosa consta de 4 procesos para su funcionamiento. Dentro de la primera cámara se almacena todas las aguas negras y grises del lugar donde pasan por los procesos de sedimentación y decantación.

Luego, en la segunda cámara, se hace el proceso de oxidación al realizar una segunda sedimentación. Posteriormente pasa por una descomposición y se almacena el lodo en la primera cámara. Una vez terminados estos procesos, sigue el filtrado del agua por medio del pozo de absorción.

Gracias a este sistema, el agua filtrada no tiene efectos adversos en el medio ambiente. Por ello, muchos habitantes de la ciudad prefieren implementar las fosas sépticas dentro de sus sistema de agua residuales.