Una noticia reciente nos sobresaltó hace unos días. El asteroide que acabó con los dinosaurios produjo un tsunami global. Los científicos han descubierto que se produjo una ola gigante de hasta 1.500 metros de altura (asusta simplemente pensarlo). La investigación ha sido dirigida por Molly Range, perteneciente a la Universidad de Ann Arbor. Estamos ante un suceso que ocurrió hace 66 millones de años. Las consecuencias del mismo fueron letales y su dimensión absolutamente global.

La tecnología permite conocer la historia

Para realizar las simulaciones, se utilizaron dos modelos. El primero para el impacto inicial del asteroide de 14 kilómetros de diámetro en aguas poco profundas; y el segundo en la propagación lógica del agua en el océano contiguo. El impacto de dicho tsunami se propagó desde el Golfo de México hacia el Atlántico y posteriormente hacia el Pacífico en apenas 24 horas. 48 horas después del impacto, las olas podrían haber alcanzado los 14 metros. Las velocidades de flujo superaron los 20 centímetros por segundo por las costas de todo el mundo.

Empresas para ayudarte en los malos momentos

Ante inundaciones producidas por aguas torrenciales, las empresas especializadas nos ayudan a sacar toda el agua de nuestro garaje o trastero. Suelen ser las zonas más afectadas por su situación en las fincas. El barro y el torrente de agua debe retirarse lo antes posible para evitar futuras filtraciones y daños en los objetos que tengamos. Otro lugar en el que suele acumularse el agua en caso de inundación es en el hueco del ascensor: no retirar el agua a tiempo puede producir problemas graves en la maquinaria y una reparación de alto nivel económico. En el caso de las tuberías, las cámaras de alta tecnología permitirán acceder al lugar en cuestión y poder conocer la solución de acuerdo con la magnitud del problema. Toda una ventaja que nos permite la más avanzada tecnología.